Memorias USB personalizadas de por vida

Según la wikipedia “La memoria es una función del cerebro y, a la vez, un fenómeno de la mente que permite al organismo codificar, almacenar y recuperar la información del pasado”. Hay cosas ciertamente increíbles para mí, como que hasta los materiales tienen memoria: es la capacidad de un material de volver a su estado original aún después de haber pasado por una forma temporal. No es de la memoria humana ni de la de los materiales de la que quiero hablar sino de la memoria informática que es un dispositivo que almacena datos informáticos y más concretamente de la memoria usb (Universal Serial Bus).

Según estudios de asociaciones de productos promocionales las memorias usb personalizadas son uno de los productos personalizados que más aceptación tiene entre quienes reciben un regalo de empresa. No me extraña, aunque a veces nos olvidemos del tiempo y los recursos invertidos por otras personas para que hoy podamos disfrutar de esa tecnología. No hace mucho tiempo atrás esos gigabytes ocupaban mucho más espacio físico (edificios) que esa diminuta memoria publicitaria que hoy tienes en tus manos. Con el tiempo ha disminuido el tamaño y el precio de la memoria usb y ha aumentado la capacidad de almacenamiento exponencialmente.

La competencia en la venta online de memorias usb para publicidad es brutal. Los precios cotizan a diario en mercados internacionales y se venden gigas de memoria como si de una lonja de pescado se tratara. Eso a ti no te debe preocupar. Laduda Publicidad tiene stock local de memorias usb listas para personalizar y enviar a cualquier parte de España. Además algunos modelos de memorias usb que tenemos a la venta están garantizadas de por vida.

Memorias usb personalizadas de por vida

Hablemos de la parte más importante de una memoria. Hablemos de ti. Hablemos de tus recuerdos, perdón, de los datos informáticos. Dicho así, datos informáticos, no tiene nada de especial, pero si decimos documentos, fotografías y vídeos esto ya se va pareciendo más a recuerdos, al material que guardamos en la memoria. En este punto la memoria del cerebro y la memoria informática van encontrando puntos en común. Si, como lo oyes, hay similitudes entre ambas. La memoria puede que tenga datos corruptos al igual que a veces no recordamos con claridad ciertos hechos de nuestro pasado. Todo lo que procesa nuestro cerebro queda registrado en el y aunque no lo tengamos presente ese recuerdo sigue ahí. Todo lo que grabas en una memoria usb u otro dispositivo de almacenamiento informático sigue ahí aunque lo borres… ¿cómo? que si, que cuando borras algo de una memoria usb realmente no se borra, lo que ocurre es que simplemente se dice que se ha borrado y que ya no está, pero permanece ahí mientras no se use ese espacio.

Desde que en una de mis primeras clases de informática el profesor cortó la electricidad y perdí todo el trabajo realizado durante una hora, tengo la costumbre de guardar todo, de hacer copias de seguridad de forma periódica. No cuesta nada hacerlo, es hacer clic en “salvar”, es conectar un disco duro usb y hacer una copia de seguridad automática y, como decía antes, los gigas están a un precio bajo en relación al valor de lo guardado. Y es que aún con todos los servicios de almacenamiento en la nube no hay nada como guardar uno mismo sus archivos. Si no los guardas tu otro los está guardando por ti y no en una nube, que por cierto la nube no existe, la nube es un término creado por expertos en marketing para no decirte que tus fotos y vídeos están guardados en una granja inmensa de ordenadores en no se que desierto de Estados Unidos.

No quiero extenderme más sobre este asunto de las memorias usb personalizadas. Aprovecho que estás aquí leyendo para decirte que puedes estar tranquilo/a con las memorias publicitarias de LaduDa Publicidad tus clientes quedarán satisfechos, tu información, tus datos, tus fotos y tus vídeos permanecerán en ellas de por vida.

PD: Escrito con una férula antebraquial palmar con prolongación 4-5 dedo de la mano derecha por rotura del 5º metacarpiano.